Sam y Leo cavan un hoyo --- Mac Barnett & Jon Klassen

Si el otro día reseñé por fin un libro de Oliver Jeffers, hoy vengo con otro ilustrador famosísimo que no había pasado por El bosque de los cuentos. Se trata de Jon Klassen, aunque no viene solo. Lo acompaña Mac Barnett en el texto. Un tándem que ha creado un libro, para mi gusto, divertidísimo. A partir de un texto simple y sin dar grandes volteos y con unas ilustraciones que ayudan a darle ese punto de humor, se han sacado un libro de la manga de esos de los cuales todo el mundo puede sacar sus propias conclusiones.

Y otra vez (y no sé cuántas van ya) me encuentro con el cambio de nombre de personajes entre catalán y castellano, así que disculpad si en algún momento llamo a Sam y Leo por sus nombres en catalán (la edición que tengo), Jan y Pep. Al menos esta vez la editorial es la misma así que no tendré tanto cambio de edición. 

El libro en cuestión se titula Sam y Leo cavan un hoyo (En Jan i en Pep fan un forat). ¿De qué trata el libro? Creo que con el título ya podemos hacer el resumen. Dos amigos quieren encontar algo espectacular y se ponen a cavar un hoyo. A partir de ahí, y pese a ellos no saberlo, estarán a punto de encontrar algo espectacular (cada vez más espectacular) en varias ocasiones, pero acabarán decidiendo cambiar el camino, separarse para hacer dos hoyos a la vez...
"El forat era tan fondo que els seus caps ja eren sota terra. Però encara no havien trobat res espectacular. -Hem de seguir -va dir en Pep. I van seguir. Van fer un descans. En Jan va beure llet amb cacau d'una cantimplora. En Pep va menjar galetes en forma d'animalons que havia embolicat en un mocador de l'avi. -Potser -va dir en Pep-, el problema és que estem fent el forat tot recte. -Sí -va dir en Jan-, potser és aquest el problema. -Crec que hauríem d'excavar en una altra direcció. -Sí -va dir en Jan-, és una bona idea."
"El hoyo era tan profundo que sus cabezas estaban bajo tierra. Pero aún no habían encontrado nada espectacular. -Debemos seguir -dijo Leo. Y siguieron. Descansaron. Sam bebió leche con cacao de una cantimplora. Leo se comió las galletas con forma de animalitos que había envuelto en un pañuelo del abuelo. -Quizás -dijo Leo-, el problema es que estamos haciendo un hoyo recto. -Sí -dijo Sam-, quizá es ese el problema. -Creo que deberíamos excavar en otra dirección. -Sí -dijo Leo-, es una buena idea."
*traducción libre 

Y acaban cavando un hoyo enorme, aunque el único que parece saber lo que están haciendo es el perro que los acompaña, que le aporta un toque humorístico al libro. Sin duda, uno de esos detalles de la ilustración que permitirán el juego con los lectores más pequeños y se convertirá en el personaje favorito de todo lector. Finalmente, y sin spoilers, encontrarán algo espectacular y quedarán satisfechos con su día, aunque quizá la cosa que acaban encontrando no era exactamente lo que esperaban.

El autor del texto, Mac Barnett es un prolífico escritor de literatura infantil que lleva publicados ya más de dos decenas de libros en su país, los Estados Unidos. A nosotros han llegado algunas otras obras además de la que hablamos hoy pero no es un autor muy conocido. En cambio, si pasamos a su acompañante en este libro, Jon Klassen, no hace falta que digamos nada, sus libros y sus ilustraciones hablan por sí mismas. Centenares de ediciones de sus libros en diferentes idiomas y reconocimiento en forma de premios diversos hacen de él uno de los ilustradores más seguidos y admirados del momento.

El libro, editado por Juventud (que parece que se ha convertido en una de mis editoriales preferidas), es una maravilla. Entretenido, sencillo pero con mucho para pensar, con personajes a los que se les acaba queriendo pero a los que les darías un par de consejos sobre eso de buscar cosas espectaculares y unos protagonistas secundarios en forma de animales que, os aseguro, os harán reír muchísimo. 




Información técnica:
Autor: Mac Barnett
Ilustrador: Jon Klassen
Editorial: Juventud
Páginas: 40
ISBN: 9788426140913
Tapa dura
Precio: 14,00€

Coeur de pierre --- Séverine Gauthier & Jérémie Almanza

Hoy os traigo algo especial, un libro conmovedor, que pese a acabar bien deja una sensación agridulce. Incluso hay gente que interpretará el final como algo malo, un final no merecido pero si sois capaces de encontrar lo bueno, os aseguro que será una historia de esas que no querréis olvidar jamás. En este caso, y siguiendo con la multitud de idiomas, es un libro en francés, en format cómic o Bande Dessinée, un tipo de libro con largo recorrido en Francia y con muchísima popularidad.

Coeur de Pierre (Corazón de piedra) es el título de este cómic escrito por Séverine Gauthier e ilustrado por uno de mis ilustradores de cabecera, Jérémie Almanza. El protagonista, un niño que lleva por nombre el título del libro nació sin llorar, sin derramar una lágrima. Los doctores les dieron a sus padres la peor de las notícias. Era un niño sin emociones, no sentía nada y eso destrozó a padre y madre como nos dice el texto.

"Son père ne diet rien et se mit à pleurer. Et à pleurer encore, sans pouvoir arrêter. Sa mère se laissa sombrer dans la folie, cloïtrée dans sa maison, délirant jour et nuit. Et tout à leur chagrin, les parents oublièrent qu'ils avaient un enfant, qu'ils étaient père et mère. Dans le sombre jardin laissé à l'abandon, ils pleuraient donc la mort de leur petit garçon."
"Su padre no comía nada i empezó a llorar. Y a llorar aún más, sin poder parar. Su madre se hundió en la locura, encerrada en casa, delirando día y noche. Y para su disgusto, olvidaron que tenían un hijo, que eran padre y madre. Y en el oscuro jardín abandonado lloraron la muerte de su hijo."
*traducción libre al castellano.

Como podéis ver en este fragmento no es ni mucho menos un libro alegre, y tampoco lo recomendaría para cualquier edad. Es un libro duro pero con momentos de esperanza. Corazón de piedra conocerá a una compañera de escuela, Corazón de Alcachofa y ella le entregará su corazón hoja a hoja hasta que acabará perdiendo todo su corazón. Por suerte, otro pequeño conseguirá recuperar a Corazón de Alcachofa mientras Corazón de Piedra se quedará solo de nuevo.

Pero como os decía, pese a ser un final triste, que si queréis saber tendréis que preguntarme o leer el libro, aporta un halo de esperanza. Algo que Corazón de Piedra no había sido capaz de hacer nunca y que gracias a todo lo vivido consigue por primera vez. Al menos en mi caso (y siendo yo no me atrevo a generalizar) debo decir que el final de este libro me dejó mejor sensación que muchos otros libros donde todo acaba bien. Muchas veces necesitamos ese punto de dureza, que los lectores descubran que toda la vida no va a ser un camino de rosas, que las rosas también tienen espinas y debemos aprender a vivir con ellas.

Séverine Gauthier es una autora con múltiples títulos en su país natal pero que a nuestro país solo ha llegado con un libro, El hombre montaña, publicado por Norma Editorial en el año 2016 y desde este pasado año con El pavoroso miedo de Epifanía Susto, también en Norma. Por desgracia, Jérémie Almanza no ha visto traducido ninguno de sus maravillosos libros al castellano pese a tener unos cuantos publicados y, para mí, tener un estilo que podría encajar perfectamente en las librerías de todo el mundo.

El libro lo editó en 2013 la editorial Delcourt Jeunesse, especialistas en cómic y libros ilustrados para niños y jóvenes. Una editorial muy a tener en cuenta si tenéis la suerte de poder leer francés ya que tiene centenares de títulos destacables de los cuales llegan muy poquitos a nuestras librerías. Si lo encontráis o lo queréis comprar online no dudéis que se va a convertir en uno de vuestros libros favoritos. Eso sí, no recomendable para niños muy pequeños.



Información técnica:
Autora: Séverine Gauthier
Ilustrador: Jérémie Almanza
Editorial: Delcourt Jeunesse
Páginas: 32
ISBN: 9782756024264
Tapa dura
Precio: 9,95€