Harry Potter --- J.K. Rowling

Hoy posiblemente me enfrento a la entrada más dura desde el inicio del blog. Por fin, después de mucho tiempo primero de resistencia y luego de lectura, he acabado los 7 libros de Harry Potter, posiblemente uno de los libros de literatura juvenil que pasen a la historia. De hecho, ya hace algunos días que los acabé, pero he necesitado tiempo para pacerlo todo.

Antes de empezar la explicación de la historia y su valoración, debo hacer una pequeña introducción valorativa. Harry Potter es, sin duda, una gran historia, atractiva, aventurera, muy real a la vez que fantástica y eso es de agradecer. No voy a decir que sea el mejor libro de la historia, pero tiene ciertos factores que hacen al lector fiel.

Harry Potter es un chico solitario y extraño, al menos a ojo de los muggles (criaturas no mágicas), vive con sus tíos y su primo, una familia que nunca lo ha aceptado y que lo acogieron a desgana cuando sus padres murieron en extrañas circunstancias. Tiene una extraña cicatriz con forma de rayo, segun sus tíos, del día del accidente que tuvieron sus padres.

Un buen día, recibe una carta que lo cita para asistir al primer curso de la escuela superior de magia de
Hogwarts. Queda completamente extrañado, aunque eso le ayuda a entender muchas de las cosas que han sucedido a su alrededor desde que era pequeño, y acaba admitiendo que era él quien las provocaba.

A partir de ese inicio, Harry conseguirá asistir al colegio de magia y descubrirá un mundo mágico, genial y fantástico a la vez que peligroso. Y es que Harry tiene un enemigo del que no sabía nada hasta ese momento,
lord Voldemort. Además, allí encontrará amigos, especialmente, Ron y Hermione, sus dos compañeros más fieles y a los que no abandonará nunca.

Juntos y con la ayuda de otros personajes como
Dumbledore, Sirius Black o Hagrid, iniciarán una lucha a muerte contra Voldemort para eliminarlo por completo y así conseguir la paz en el mundo mágico. Vivirán aventuras donde demostraran su valor mágico y a la vez humano, y se darán cuenta que la vida no es un camino fácil.

¿Qué es lo que tiene esta historia que no han tenido otras? Primero de todo, el factor
suerte, llegó en el momento justo a las manos de un editor que supo sacar todo el provecho cuando muchos otros la habían rechazado. Es una historia evolutiva, que ha crecido con muchos niños que empezaron con la edad del personaje, y la han acabado con su edad, viendo la evolución entre unos y otros.

Además, tiene algo que hace que no puedas dejar de leer, te engancha a la vida de los personajes y muchas veces lees más por saber qué les va a suceder a esos personajes que por la historia en si, a pesar de ir completamente ligadas. Los personajes a pesar de ser personas mágicas, son cercanos, al menos los principales, y hay otros que no son tan
normales, pero que ayudan a la historia de manera significativa.

Ella,
J.K. Rowling, inglesa, consiguió algo increíble después de mucho luchar porque algún editor se arriesgara a publicarle los siete libros. Tenía la idea creada mucho antes de los libros escritos y eso le supuso muchos problemas a la hora de encontrar un editor para la gran obra de su vida.

Además de los siete libros de Harry Potter, ha escrito también
Los cuentos de Beedle el Bardo y algunos otros monográficos también relacionados con el mundo mágico de Potter. Y no necesita más, las ventas de los libros de la colección, son suficientes para no tener que hacer nunca más nada, pero ¿nos sorprenderá con una nueva historia pronto?

En definitiva, me ha gustado mucho más de lo que esperaba, pero no tanto como las expectativas generadas, que quizá eran demasiado exageradas. Es una historia bien construida a pesar de notar un vacío de información cuando acaba, pero algún día debía acabar. Y en cuanto al final, una de las discusiones más generadas por los lectores, diré que es previsible, esperado y del que solo quedaba saber como lo planteaba.

Los libros los podéis encontrar en su versión castellana editados por Salamandra (después de pasar por muchas editoriales que lo desecharon) y en catalán por la editorial Empúries. Podéis estar seguros que no os va a defraudar de ninguna manera, aunque posiblemente, después de todo el boom generado, penséis que tampoco es para tanto. De todas maneras, os lo recomiendo a todos y todas, ya que posiblemente nos encontremos ante uno de los fenómenos literarios de la historia de los libros.

5 comentarios:

estrella polar dijo...

Hace poco he terminado yo de leer los dos últimos libros de Potter. Mi hija, de 13 años, los ha devorado del tirón. Hemos compartido la emoción y las sensaciones. Antes de leerlos ella yo le contaba cada día lo leido por mí. Ahora está enganchado mi hijo de 11 años. Yo los disfruté y cuando terminé me quedó la añoranza de un mundo "mágico" donde los buenos ganen, donde no haya aburrimiento, donde todo sea posible...Por lo demás sigue el guión clasico de las novelas de crecimiento: huerfano, tutor mayor que le enseña, objetos mágicos que le ayudan, amigos con los que comparte el camino, enemigos, viaje al país de los muertos...Un arquetipo que siempre nos acompaña, desde el inicio de las narraciones y que algo nos dice de lo que es crecer y enfrentarse a los propios fantasmas

moni dijo...

Debería animarme a leer estos libros pues con 12-13 años leí El hobbit, El Silmarilion y las tres partes del Señor de los Anillos. Más adelante devoré Las crónicas de la Dragolance y a partir de ahí mis lecturas siempre se han movido en la época de la Edad Media. Quizás me frena la rapidez con la que llegaron las películas (y que naturalmente he visto) y por las expectativas que te creas... pero en cuanto acabe "Un mundo sin fin" reconsideraré empezar por el primer volumen de Harry Potter.

Stel.la dijo...

Tengo que volver a retomar estas lecturas... Empecé las dos primeras y luego...

Pero encantada de conocer este blog.
stel.la

kareche dijo...

Leí y los siete y, como estrella polar, luego sentí añoranzasa de ese mundo. Creo que la autora ha hecho un trabajo excelente con sus personajes. Estos no son planos, tienen aristas, oscuridades y luces. El caso de Snape me parece una genialidad. Es un personaje tan ambiguo, que parece real.

Carles dijo...

Debería haber leído los libros, voy viendo las películas y los chicos van a un ritmo de crecimiento que al final podremos confundir al mismo personaje en la última película con la primera, como si fueran padre e hijo. Felicidades por tus publicaciones en el blog, estás hecho un crack!