La lluvia mágica --- María Domínguez y Marina Seoane

¿Habéis visto? Tanto hablar de fantasía, al final me he transformado en rana, eso si, bien elegante y solo por un tiempo mientras os presento a la família protagonista de La lluvia mágica, a los que les pasó esto realmente, y menudo susto se llevaron. Un cuento escrito por María Domínguez e ilustrado por Marina Seoane que nos presentan un problema tan al día como el de la integración de los demás de una manera bien clara y sencilla para que todos lo podamos entender.

Seguro que todos y todas nos hemos encontrado a veces con esos días en los que no para de llover, y pasa una semana entera y sigue lloviendo, y parece que nunca más va a parar. Eso es lo que pasa al inicio de este cuento, situado en un pequeño pueblo donde todos se conocer y lleva ya 4 semanas seguidas sin parar de llover. Y como dicen, si llueve tanto, es porque tiene que pasar algo.

Y efectivamente, algo tenía que pasar y es que una buena mañana después de todas esas lluvias, el pequeño Pablo se da cuenta que se ha convertido en rana. Tanta agua no podía ser buena... Pero lo mejor de todo, es que toda su familia se ha convertido también en rana. Y aún más, todo el pueblo se ha convertido en un conjunto de ranas verdes, excepto una familia, que en lugar de ser ranas verdes, son rojas.

Pero claro, en un pueblo donde todos son ranas verdes, las ranas rojas parecen un poco extrañas, eso hará que todo el mundo les deje de lado, una pena, porque son bien curiosas esas ranas rojas, pero a veces, da un poco de miedo lo desconocido y eso que hace que nos perdamos cosas maravillosas sin ni siquiera haber intentado conocerlas. Esto, hasta que un día pasará algo con todas esas ranas, que les hará cambiar de opinión... ¿Qué será?

El libro, perfecto para primeros lectores que necesitan el apoyo de la ilustración, lo ha escrito María Domínguez que nos muestra de una manera fácil, como ayudar a los más pequeños a entender que todos debemos considerarnos por igual, que no hace falta ser iguales exactamente, pero si respetar las diferencias de los que nos rodean y verlo como un enriquecimiento. Las ilustraciones de Marina Seoane, nos muestran unas ranas muy humanas y divertidas que seguro haran reír a los más pequeños ante la situación que se les presenta.

Editado por Edimáter, es un libro perfecto, como he dicho anteriormente, para intentar que los primeros lectores se hagan esa idea de que las diferencias y desigualdades, no tienen porque ser algo que nos separe si no que es una gran oportunidad para que nos una aún más.

2 comentarios:

Marina Seoane Pascual dijo...

¡Muchs gracias por tu estupenda reseña!

Camila dijo...

La verdad vale la pena encontrar distintos cuentos en internet ya que nos ayudan a hacer que nuestros hijos se duerman temprano y también a generar nuevos sentimientos. Cuando viajo me gusta comprar literatura del exterior y como ya consegui Vuelos a Australia espero poder saber acerca de autores de dicho lugar