Roberto Innocenti

Hoy os presento a Roberto Innocenti. Nació hace ya 68 años en un pequeño pueblecito llamado Bagno a Ripoli, en las cercanías de Florencia. Se introdujo en el mundo laboral cuando solo era un adolescente, pero contrariamente a lo que se dedica ahora, entró en una fundición de acero.

Con dieciocho años y sin ningún tipo de experiencia, se trasladó a Roma donde trabajó en un estudio de animación y realizó algunos carteles que acabaron publicados en el Graphic Annual, unos libros que recogían las mejores propuestas del año en artes gráficas.


Pero se puede decir que su inicio como ilustrador infantil fue en un encuentro con uno de los grandes, Étienne Delessert, editor e ilustrador suizo. Para él ilustró La Cenicienta en 1983. En este primer libro, ilustró la acción principal en el Londres de los años 20 pero sin cambiar la historia original de Perrault.


Pero el libro que cambió un poco todo lo que se había visto fue Pinocho, publicado por primera vez en España por Altea en el año 1988 pero que ha vuelto a nosotros desde 2005 editado por Kalandraka. Una auténtica maravilla de la ilustración.

En 2003 también llegó hasta nosotros, una historia basada en hechos reales, y muy commovedores, La historia de Erika, también publicada por Kalandraka en nuestro país y que explica la historia de una niña que sobrevive a los nazis gracias a que sus padres la arrojaron del tren donde iban.


Unas ilustraciones completamente realistas, claras, y con detalles hasta agotarte la vista buscando más y más. Son una maravilla visual, un juego maravilloso en el que entras y ya no te hace falta texto, ya que los personajes que aparecen son tantos y tan variados que te inspiran historias por si mismos.

Además de todo eso, se ha visto recompensado este mismo año, otorgándole el Premio Hans Christian Andersen de ilustración. Un premio realmente merecido por toda su trayectoria, una vida ilustrada e imaginativa que merece la pena conocer mediante las ilustraciones de todos los libros que han llegado a nosotros.

4 comentarios:

Marisa dijo...

Me gusta tanto este ilustrador que cada vez que le contemplo puedo pasarme las horas atontada. Es un gustazo poderlas disfrutar. Estoy buscando "El último refugio", que las ilustraciones son de él. Pero me está costando un montón encontrarlo.

ASUNCION dijo...

Realmente es un ilustrador fantástico.Acabo de leer "El último refugio"y "La historia de Erika" y me quedo con las imágenes y el texto del segundo. Lo he releído varias veces y siempre me pasa lo mismo: me queda una sensación que es una mezcla entre encogimiento del corazón y serenidad en el alma.Como el viaje que realiza Erika desandando las vías del tren en el que viajó con sus padres,para ir recorriendo esos paisajes internos de sentimientos que "imagina" sintieron. No hay rostros, ni de ellos ni de los "otros" al igual que no hay estallido de colores, salvo al final...cuando ella ya está "a salvo".Los detalles colocados delante del lector a propósito adquieren un protagonismo que "obliga" a detenerse en ellos:la estrella amarilla en las ropas grises, la manta rosa que envuelve al bebé,el cochecito,...
Sobrecogedor, pero muy hermoso y perfectamente relatado sentirnos en la piel de Erika,en su corto viaje en tren hacia la vida.

ASUNCION dijo...

SE ME OLVIDABA DECIRTE QUE TE HE ENLAZADO A MI RECIEN ESTRENADO BLOG.ESPERO QUE NO TE MOLESTE Y TE INVITO A QUE LO VISITES CUANDO QUIERAS,PERO SE BUENO QUE ESTOY EMPEANDO EN ESTO DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS.
UN SALUDO CARIÑOSO.

gemma dijo...

Alguns contes d'aquest il.lustrador aniran apuntats la llista dels Reis. A veure si hi ha sort!